Seguro que te suena el lema menos es más, el mantra del minimalismo.

Pero ¿cómo se aplica el minimalismo a la documentación técnica?

¿Qué ventajas y limitaciones tiene?

¿De dónde viene el minimalismo aplicado a la escritura?

John Carroll fue el principal defensor del minimalismo en el diseño de programas en la década de los 80.

Su idea era que había que mostrar la información en pequeños fragmentos para dejar que el usuario seleccione lo que le interese, en lugar de mostrarla en un bloque compacto.

Carroll creía que un producto debe ser tan intuitivo que las personas puedan usarlo en seguida sin tener que leer una sola página de la documentación.

Qué es el minimalismo

Aplicado a la documentación, es la idea de que:

  • No hace falta describir cada detalle de la mayoría de los productos.
  • Los usuarios pueden experimentar con el producto y descubrir ellos mismos cómo funciona.
  • Cuanto menos palabras haya en una página o pantalla, más fácil le resulta al usuario encontrar lo que busca.
  • Cuanto más claro y simple sea el lenguaje que se utilice, más fácil será comprender la documentación.

¿Cómo se aplica el minimalismo a la redacción de documentación?

Un sistema es analizar y filtrar la información y dividirla en las siguientes tres categorías:

  • Esencial: la que alguien necesita para usar el producto de forma segura y eficaz.
  • La que añade valor: no es información esencial, añade algo útil.
  • Inservible: información sin valor.

¿Cuándo no es recomendable el minimalismo?

La documentación minimalista es más adecuada para usuarios noveles porque solo da la información básica de un producto.

Los usuarios avanzados probablemente necesiten una documentación más exhaustiva.


Espero que el post te haya servido para conocer las ventajas del minimalismo aplicado a la documentación técnica.